Ante la naturaleza social del ser humano y la conformación de sociedades de conviviencia, surge el Estado como aparato de gobierno que vela por el bienestar y seguridad de sus gobernados y se establecen leyes y sanciones, para cumplir a cabalidad el pacto hecho entre pueblo-gobierno.

 

Los derechos humanos son una serie de perrogativas inherentes a todo ser que deben ser repetadas para el desarrollo integral de los individuos y de esta manera asegurar la perpetuidad de la especie. 

Sobre nosotros

En otro sentido, los derechos humanos pueden observarse como un límite del poder del Estado ante posibles prácticas que atentan contra la dignidad humana y las libertades necesarias para vivir en paz, armonía y respeto a las expresiones individuales así como el derecho de terceros.

 

México, como el resto del mundo, se encuentra sumergido en una serie de cambios ideológicos, estructurales, normativos y generacionales que obligan a sustituciones y sus responsables a trabajar de una manera más cercana a la gente, donde el entendimiento de sus necesidades con un profundo sentido humano se  vuelve necesario en el desempeño de funciones tan importantes como es el defender los derechos humanos.

 

El estado de Morelos no es ajeno a esta realidad. Nos encontramos en un ambiente de descontento social, de mayor participación ciudadana en cuanto a la observancia del trabajo realizado por agentes del Estado, y la denuncia de cualquier acto que atenta contra las libertades de la sociedad.

 

Observamos en su máximo esplendor la pugna por instalar como titulares de derechos a aquellos grupos vulnerables que por mucho tiempo fueron invisibilizados como la diversidad sexual, las personas con algún tipo de discapacidad, afrodescendientes, indígenas, migrantes, tercera edad y por supuesto las mujeres y niñas.

 

Sin duda nos encontramos ante la era de los DDHH en México en medio de una transición del discurso a los hechos aplicando reformas a nuestra carta magna que dotan de carácter constitucional a los tratados y convenios internacionales suscritos por nuestro país en materia de derechos humanos. El Papel de los organismos públicos de DDHH se hace cada vez más presente y con un peso mayor en la vida democrática de nuestro país.

 

Por ello es importante asumir con la mayor seriedad, responsabilidad y sensibilidad el papel de Ombudsman o defensor del pueblo, pues la ciudadanía que a veces se siente sin voz, verterá sus esperanzas , su dolor, su angustia y su necesidad de paz y justicia en quien ha levantado la mano para ser su voz, su escudo y defensor.

 

A un año de su llegada a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos, Jorge Arturo Olivares Brito le rinde cuentas a la ciudadanía, para refrendar el compromiso de no cejar en esta importante labor de proteger en su máxima expresión, el sentir de la ciudadanía y exigir a todos los agentes del Estado un actuar con apego al marco jurídico mexicano y los compromisos internacionales adquiridos por nuestro país en la materia.

 

Por una cultura de paz, legalidad, reconocimiento y respeto a los derechos humanos... Sigamos adelante.

gallery/logo_cdhm

Misión

Ser un organismo Público y Autónomo, sensible a las demandas ciudadanas, con amplio sentido humano y social. Ser promotores de paz mediante la inclusión de todos los sectores de la sociedad y generar en el estado de Morelos una cultura de reconocimiento y respeto a los Derechos Humanos

Visión

Proteger, defender, promover y estudiar los Derechos Humanos en todo el territorio del Estado de Morelos, mediante un servicio integral, permanente y sensible a los ciudadanos y sus organizaciones